Métodos de enseñanza bilingüe: cómo saber cuál es el más adecuado

En el post de hoy, voy a hablarte de los métodos de enseñanza bilingüe que existen. Siempre me gusta recalcar a todas las mamás y papás, que elegir un método de enseñanza bilingüe es el primer paso que tienen que dar cuando deciden optar por la crianza en dos lenguas en el hogar.  ¿Por qué es necesario? Porque de esta forma seguirás una línea clara de “trabajo” y tu hijo o hija tendrá claro cuándo recibe “input” de una lengua u otra por parte de su mamá y/o papá.

La crianza bilingüe requiere de tiempo, dedicación y constancia y todas las familias que estamos adentradas en este camino sabemos de lo que hablamos. Dedicamos horas del día a introducir la lengua a nuestros pequeños/as y crear así unas raíces sólidas.

Con el paso de los meses, te darás cuenta de que todo el esfuerzo está mereciendo la pena. Yo cada día me sorprendo de los avances de mi hijo Beltrán, que tiene ahora 2 años y 2 meses. Más adelante en el post, te contaré la fase en la que se encuentra. 

“Para que tu hijo/a sea bilingüe deberás regar su mente todos los días al igual que regamos las plantas para que florezcan”

En el siguiente apartado voy a contarte acerca de la diversidad de familias, qué significa la palabra “método” en la crianza bilingüe y de la importancia de adoptar el más adecuado para tus circunstancias y las de tu familia.

Diversidad de familias. Significado de “método” en crianza bilingüe e importancia de elegir el correcto.

En el mundo hay diferentes tipos de familias y cada familia es un mundo. A mí me fascina siempre pensar que existe gente diferente, que piensa distinto y que siente distinto y es por eso que cada uno va a elegir el método que crea más conveniente. Además, me parece maravilloso que tengamos al alcance tantas lenguas posibles para poder comunicarnos con personas de otras partes del mundo.

Cuando decides criar bilingüe no importa si eres madre o padre soltero, si estás divorciado/a, casado/a, ya que sea cuál sea tu estructura familiar puedes llevarlo a cabo. Es muy importante que analices tus circunstancias para decantarte por un método u otro. En bilingüismo, denominamos “método” a una línea de trabajo que debes seguir para conseguir que tus hijos lleguen a ser bilingües. Puede ocurrir que al comienzo de la aventura elijas seguir una cierta estrategia y sea la que realmente necesites y con la que conseguirás que tu hijo/a sea bilingüe. Sin embargo, también puede pasar que comiences con un método y con el paso del tiempo te des cuenta de que no estás obteniendo los resultados deseados. Si esto te ocurre, ha llegado el momento de adaptar o cambiar de método.

Desde aquí también quiero decirte que criar bilingüe es un camino de prueba, ensayo y error y no pasa absolutamente nada si se te presenta la situación de cambiar el “rumbo del barco” si al final eso te va a llevar a conseguir tu objetivo.

En el siguiente apartado, te aporto información valiosa acerca de los métodos de enseñanza bilingüe.

Métodos de enseñanza bilingüe

Existen cuatro métodos: OPOL, MLAH, Time and Place y Mixed Language Policy.

El método más conocido y por el que más familias en todo el mundo optan es el llamado OPOL (One parent One Language), en español, un padre una lengua. Lo importante de este método es que cómo el niño o niña recibe el “input” de cada lengua por parte de una persona en concreto, él o ella llega a diferenciar y a asociar cada idioma con la persona correspondiente. Es una forma de facilitar la labor al cerebro del niño. Si optas por esta estrategia, es muy importante que el niño/a vea a la persona que le habla en inglés o español de forma diaria o casi diariamente para que el cerebro no lo vea como algo esporádico.

Puede ocurrir que el niño o la niña sólo quiera hablar en inglés con la persona que siempre habla. Si te ocurre esto, no te frustres, ya que los niños son inteligentes y optarán por realizar lo que les resulte más fácil. Ejemplo: Si tu prima que habla inglés de repente un día le habla a tu hijo en inglés y él le contesta en español, no te sorprendas, es lo más normal. Si lo hace es que la ha entendido pero simplemente no quiere hacerlo. No le riñas por esto, debes de tener en cuenta que ante todo es una persona y no un robot que tenga que hacer lo que siempre se le diga con respecto a la ejecución de la lengua, debe de tener la libertad de elegir la lengua que prefiera.

Otro aspecto importante que me gustaría dejar claro es que es normal que los niños bilingües mezclen alguna palabra en los dos idiomas. En este caso, no debes darle importancia, repítele la frase con la palabra en el idioma que quieras y sin ánimo de corregirle, dale la oportunidad de que lo vuelva a decir. Debes de tener en cuenta que su cerebro todavía está colocando toda la información en diferentes secciones. Y ahora viene la pregunta del millón ¿Presentará tu hijo/a un retraso en el lenguaje al estar adquiriendo dos lenguas a la vez en comparación a los niños monolingües? Esto es un mito, no hay estudios científicos que así lo demuestren. El bilingüismo no causa el retraso en el habla. De hecho, mi hijo tiene 2 años y 2 meses y entiende y se expresa en ambas lenguas de maravilla de acuerdo a su edad. El retraso en el desarrollo del lenguaje puede ser debido a algún otro trastorno que el niño o la niña pueda presentar y puede darse en niños tanto monolingües como bilingües. En este caso, mi recomendación es que es que te pongas en contacto con un especialista.

El segundo método se llama MLAH (Minority Language at Home), en español, Lengua Minoritaria en el hogar. En este caso, la familia elige hablar a sus retoños en la lengua minoritaria cuando están en casa. Por ejemplo: Hablar inglés en casa con tu hijo/a si eres y vives en España.  Este método es ideal para familias formadas por ambos progenitores ya que se persigue que cuando el niño o niña se encuentre en casa reciba una gran cantidad de “input” de la lengua.

 Una preocupación común a las familias que optan por este método es que su hijo/a no sea capaz de comunicarse en la lengua local cuando entren en el colegio. ¿Qué podemos hacer en este caso? Para mí, realmente esto no supondría una preocupación porque pienso que es más una preocupación que los padres o madres pueden llegar a imponerse, ya que si se adopta el método desde el nacimiento, será algo natural para el niño/a. No obstante, si esto llega a preocuparte, puedes exponerle a la lengua mayoritaria acudiendo a lugares de juegos dónde pueda socializar con otros niños y niñas en esa lengua. ¡Recuerda! Debes centrarte en buscar soluciones y no echarte tierra encima porque tú eres el guía para tu hijo/a en este camino.

El tercer método es conocido como “Time and Place”, en español, Tiempo y lugar. Si decides seguir esta estrategia, hablarás a tu hijo/a en tiempos y lugares concretos, y llegará el momento que asocie que en esos lugares hablas con él/ella en una determinada lengua, ya que el factor rutina y repetición se vuelve esencial. ¿Qué consejo puedo darte si te decantas por este método? Pues que comiences por un espacio en concreto y que con el paso del tiempo vayas aumentado los lugares para exponerle a esa lengua.

El cuarto método recibe el nombre de “Mixed Language Policy”, en español, Estrategia Lingüística Combinada. Consiste en ir alternando las lenguas dependiendo del tema de conversación que vaya surgiendo. A mi parecer, este método puede llegar a ser un poco estresante para el niño o la niña ya que puede llegar a estar en constate espera y en alerta por el cambio de una lengua a otra. Esta estrategia suele ser adoptada por familias nativas en ambas lenguas. Para ellos el cambio repentino de código es algo sumamente normal y así lo transmiten a sus hijos/as. Recomiendo esta estrategia si se tiene un dominio (C2) de la lengua ya que requiere de una actuación y de un diálogo sumamente espontáneo.

Nuestra experiencia con el bilingüismo

Ahora que te he contado acerca de los diferentes métodos, me gustaría contarte la experiencia que estamos teniendo nosotros con el método OPOL. En nuestro caso, está siendo un éxito total. Beltrán, tiene las lenguas totalmente diferenciadas y a mi marido se dirige en español y a mí en inglés. Hasta el momento puedo contarte que antes de cumplir los 2 años había momentos que se comunicaba más a través del inglés tanto conmigo como con su padre y ahora se encuentra en un momento de equilibrio en el uso de las lenguas. No obstante, nos llama mucho la atención cómo tiene palabras arraigadas en una lengua y siempre la dice en esa lengua. Ejemplo: Siempre dice “ball” independientemente de quién le pregunte.

Nosotros notamos a nuestro hijo feliz en su mundo bilingüe, cada día nos sorprende con alguna palabra o frase nueva, eso sí, hay momentos que nos cuesta entender si lo dice en inglés o en español porque aún la articulación no es del todo clara, algo normal. Está en un momento que quiere decir todo y su vocabulario va en aumento así que yo pienso que en nuestro caso hemos acertado con el método elegido.

Si quieres adentrarte en el camino del bilingüismo y no sabes cómo, te recomiendo que te hagas con mi obra “El diario-guía del niño bilingüe”. Es una herramienta necesaria para todos aquellos padres y/o madres que quieren adentrarse y que se ven embargados por miedos y dudas. Si te haces con ella, te despojarás de toda la incertidumbre y además podrás anotar todos los avances de tu retoño.

Cada día recibo “feedback” de familias que ya me cuentan que la han leído y que están trabajando con ella en mano y esto me hace muy feliz porque para eso decidí crearla, para ayudar a otras muchas familias que se encuentran en la misma situación que yo me encontré. Lo que no me esperaba es que ya la tuvieran en Estados Unidos e incluso en Australia, así que su creación ha merecido mucho la pena sin duda alguna.

Espero que este post te haya venido de perlas y que le des mucho amor en redes… ¡sigamos en la aventura bilingüitos!

Un abrazo,

María

 

 

Producto añadido a la lista de deseos

Usamos cookies para poderte ofrecer la mejor experiencia en nuestra web. Si continuas navegando, damos por hecho que aceptas nuestras políticas de cookies.